Skip to content
septiembre 28, 2010 / edwin

Idioma universal, del Bronx al Raval

Transeúntes giran sorprendidos la cara al pasar por la entrada del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, el CCCB. Voces y música retumban por las paredes. «…Y me la suda, que bajen a su ciber con la duda / de saber si bajo pluma la carne del cuervo es cruda…» En la plaza de Coromines, cerrada al exterior, Crew Cuervos combate la fina lluvia con las voces de una decena de sus MC’s y los tocadiscos de un trío de DJ’s. ¿MC’s? Lenguaje hip hop: los MC’s son los «maestros de ceremonia» que junto con los discjockeys estuvieron en los años setenta en el origen del hip hop, fenómeno musical, cultural y social surgido en las fiestas callejeras del Bronx.
Y del Bronx al Raval, donde el festival Hipnotik programaba ayer 12 horas de actividades y actuaciones. A media tarde, la edad media de los asistentes no supera los 18 años; chavales de ESO se hacen fotos con el rapero barcelonés ZPU, mientras las voces de los cuervos siguen arrollando desde el fondo. «…Tú, pide lo que quieras por la boca pero coca no / guardo mil adictos encerrados en un sótano…».
«Este festival es imprescindible», dice ZPU –pronúncialo como Zetapú– para una escena hip hop muy viva en Barcelona, pero también golpeada por la crisis. Acaba de ofrecer un taller para los chavales de cómo escribir canciones de rap. «Les puedo dar truquillos, consejos, pero la inspiración, las letras deben venir de ellos mismos». Letras de la vida real, de la calle, textos que en el origen servían como ponerle un espejo a la sociedad aburguesada y dormida. «…Sois una piltrafa y pillo cuando puedo,/ de tanto pillar, pillao, represento a los nuevos» cantan los MC’s juntos.
Del Bronx al Raval, con una inmensa diferencia. El rap nació negro, pero en ningún país del mundo el hip hop es tan blanco como aquí. En el Hipnotik, los asistentes hacen juego con la fachada del vecino Macba. Cosas de la inmigración, España solo tuvo una colonia africana y Barcelona no tiene tanto color como Londres, París o Amsterdam. Pero el hip hop no se fija ya en estas diferencias, ha saltado barreras raciales a través de sus versos, bailes y grafitis. «…Pringo tus paredes con palabras de pintura / peligro cuando aprieto porque rompo tu estructura…» siguen incansables los Crew Cuervos.
El hip hop del Raval es blanco, con matices mediterráneos y latinos, pero la vestimenta es muy colorida. Amplios jerseys de chándal, amplias bambas de colores, amplios tejanos y, por supuesto, las gorras. Quinceañeros que disfrutan por primera vez con la rebeldía de un festival, chavales de Sarrià y Sant Martí, de Sant Boi y Sitges, los versos son sus himnos. «…Pide hierba, juerga, versos / vive el finde entre ritmos y sexo / yo te pido ese, vaso, / tú me pides un beso….».
Abajo, en la gran sala del CCCB, la batalla del breakdance enfrenta a los mejores, atletas con ritmo que se llaman Fallen Angels y Arcopom y bailan con el vertiginoso scratch de DJ Timber. Se lo pasan bien. Una música, una cultura, un idioma universal. Del Bronx al Raval.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s