Skip to content
octubre 27, 2010 / edwin

La ruta más laica de Benedicto XVI

«Preciosas láminas de diferentes dioses», reza un cartel de Sai Maya, curiosa tienda en la Via Laietana que se divide en dos partes antagónicas, una de videojuegos y otra de artículos espirituales, sobre todo procedentes del hinduismo y del budismo. «Diferentes dioses». Menos mal que el Papa no los podrá ver, cuando el 7 de noviembre suba a su papamóvil para ir de la catedral a la Sagrada Família, ya que esos dioses hindús, los Genasha, Shiva y Krishna, están justo 30 metros debajo de donde el Pontífice enfilará Via Laietana hacia arriba.

El paseo matinal entre los dos templos religiosos más concurridos de Barcelona se hará en un recorrido que, con contadas excepciones, carece de cualquier simbología católica. Su éxito dependerá del clamor y la devoción de los asistentes, porque pocas alegrías visuales se va a llevar Benedicto XVI por la Via Laietana, Pau Claris, Diputació y Marina, a no ser que, teniendo en cuenta su procedencia, se alegre con los dos bares de frankfurt que se hallan por el camino y un restaurante, ya en Marina a solo 50 metros de la Sagrada Família, que se llama Baviera.

A lo largo de 2,5 kilómetros, Barcelona le ofrecerá su cara más laica; el ayuntamiento y el arzobispado han pactado un recorrido que no pasa por ninguna iglesia, ninguna parroquia. Solo por un colegio santo con su capilla, el del Sagrat Cor, en la esquina de Diputació con Bailén, pero donde, de momento, cuelga en la fachada solo una pancarta para promocionar sus cursos y no para dar la bienvenida al purpurado.

Para quedarse con algunos símbolos místicos, el Papa no deberá perderse sobre todo el inicio del recorrido, los primeros 50 metros. Nada más salir del Palau del Bisbe topará en la calle del mismo nombre, a su izquierda, con la imagen del obispo Manuel Irurita, colocada ahí en la posguerra a tres metros de altura y que, además, lleva esperando desde hace décadas la beatificación. El problema es que sigue habiendo dudas de cómo murió el obispo de Barcelona, de si fue mártir o no. Oficialmente, fue uno de los religiosos fusilados el 3 de diciembre de 1936 por milicianos en el cementerio de Montcada. Pero papeles secretos del Vaticano demostrarían que seguía vivo y cautivo en 1937. Además, a finales de enero de 1939, dos días después de la entrada de las tropas de Franco en Barcelona, algunos conocidos vieron a Irurita salir del palacio episcopal.

Dejando atrás al obispo, cuando el Papa llegue a la plaza Nova, tendrá que mirar por el hombro derecho para ver la imagen de Sant Roc incrustada en los restos de la muralla romana, justo al lado del acueducto, aunque el santo es casi invisible por el mal estado en que se encuentra el cristal que lo protege.

Y ya se acabó. Puede que engañe al Papa el conjunto escultórico en la antigua sede central de La Caixa, en la Via Laietana: la obra de Manuel Fuxà no es religiosa, sino una alusión al ahorro. El resto de la ruta es pagana, pasando por más de 20 farmacias, nueve pizzerías, los colegios profesionales de agentes de aduana y maestros pintores, el consulado de Colombia, un happy parc y la Conselleria d’Interior aún en manos de los ateos verdes. Por buscar y rebuscar algún signo divino más: en la esquina de Marina con Diagonal hay un bar que se llama Casa Ángel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s