Skip to content
noviembre 8, 2010 / edwin

Cierto sabor a la ciudad de antaño

Según la hora del día y la época del año, cuando el sol logra vencer a los tejados de los modestos edificios y se coloca sobre el eje de la calle para iluminar las hojas verdes de las preciosas e imprevisibles tipuanas y para depositar un poco de brillo sobre los adoquines gastados, la calle de las Basses de Sant Pere se convierte en la más bella de Barcelona. El tiempo da un salto atrás de varios siglos y nos lleva a la Barcelona que un día debió ser así de auténtica, atractiva, acogedora. Seguramente el desconocimiento y algo de nostalgia edulcoran la imagen, porque debió de haber también mucha miseria medieval, pero estas decenas de metros entre las plazas de Sant Agustí Vell y Sant Pere provocan un bienestar que, por cierto, no todos los vecinos y comerciantes comparten, que es algo habitual. Suele ocurrir que el transeúnte ocasional ve las cosas con otros ojos, con más misericordia, que los que sufren los vaivenes diarios de una calle, de un barrio.

Según la hora del día y la época del año, cuando el sol logra vencer a los tejados de los modestos edificios y se coloca sobre el eje de la calle para iluminar las hojas verdes de las preciosas e imprevisibles tipuanas y para depositar un poco de brillo sobre los adoquines gastados, la calle de las Basses de Sant Pere se convierte en la más bella de Barcelona. El tiempo da un salto atrás de varios siglos y nos lleva a la Barcelona que un día debió ser así de auténtica, atractiva, acogedora. Seguramente el desconocimiento y algo de nostalgia edulcoran la imagen, porque debió de haber también mucha miseria medieval, pero estas decenas de metros entre las plazas de Sant Agustí Vell y Sant Pere provocan un bienestar que, por cierto, no todos los vecinos y comerciantes comparten, que es algo habitual. Suele ocurrir que el transeúnte ocasional ve las cosas con otros ojos, con más misericordia, que los que sufren los vaivenes diarios de una calle, de un barrio.

«Antes era mejor», afirma Mercedes, la de Roura, el histórico comercio de materiales para la construcción que se encuentra en la plaza que se formó entre las calles de las Basses de Sant Pere y de la Sèquia cuando se derribaron unos cuantos pisos. Bueno, no todo era mejor, se corrige Mercedes, porque antes esos árboles no se encontraban ahí y los adoquines estaban muy maltrechos. En eso, la calle ha mejorado. Pero antes había más comercio, más ajetreo, mucha más vida. Esa tranquilidad que el visitante agradece es fatal para el negocio.

Se fueron carpinteros, lampistas, zapateros y panaderos. Se fue con ellos la imagen del pueblo dentro de una ciudad, siempre con vecinos y transeúntes por la calle. Quedan, además del Roura, solo unos pocos comercios. El Arthostal, un hostal con galería de arte de un búlgaro que expone inquietantes calaveras de un mexicano, un bar de los antiguos, una carnicería halal, la tintorería América y la tienda de moda Vaya Tela. Poca cosa más. Enfrente, un aséptico centro de día para jubilados. Y un pequeño muro a dos metros de altura, una atalaya desde donde los ladronzuelos de siempre vigilan a los pocos turistas que pasan por aquí antes de cometer el enésimo tirón.

Es precisamente esa ausencia de una marabunta de turistas lo que aumenta el atractivo de la zona, una calle con mucha historia. Pasó por aquí a partir del 954 el Rec Comtal, la vía de agua de 12 kilómetros que llevaba agua de Montcada a la ciudad amurallada. De ahí los nombres de las calles: Sèquia, Basses, Rec Comtal y Rec, a secas. Donde ahora hay pisos se erigían los molinos de harina controlados por la abadesa del monasterio de Sant Pere de les Puel·les, del que ahora solo permanece la iglesia y donde esta mañana la misa se ha adelantado a las ocho para que los feligreses puedan ir luego corriendo a ver al Papa.

«Estamos en una isla», dice Montserrat, recordando sin querer esos viejos tiempos del agua. Una isla que se merece más vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s