Skip to content
diciembre 8, 2010 / edwin

Una ventana al mundo en píxeles

El mundo es duro, difícil, hostil. En algunos lugares, no en todos. Casi siempre en los mismos sitios. Y los fotógrafos nunca rehúyen esa cruda realidad tan lejos de nuestra cómoda cama caliente. Siempre están ahí, con peligro para su propia vida. A menudo se ha criticado al jurado del certamen del World Press Photo por elegir tanta dureza en las imágenes ganadoras. Pero es lo que hay, aunque en los últimos años no ha habido muerte visible ni sangre en la foto elegida como la mejor, tarea casi imposible. Como la de este año, la foto algo borrosa, «con ruido» como se dice en la fotografía, de los gritos de protesta desde los tejados de Teherán. Pero es especial, eso, poder reflejar en una fotografía sin sonido el grito de un pueblo.

Dentro de cinco días, la exposición del World Press Photo en el CCCB cierra su ventana al mundo. Cinco últimos días para detenerse en la penumbra de las salas ante las fotografías y ponerse a reflexionar. Si se quiere salir con cierto buen rollo, mejor empezar por las categorías de las noticias duras y acabar con el deporte y la naturaleza. En esa primera parte están todos los lugares de conflicto, descubrimos sin tapujos la muerte violenta en Medellín y Tijuana, la droga en Guinea Bisau, la lapidación en Somalia y las bombas en Gaza y Kabul. Desagradable, a veces, pero necesario.

«Es la exposición más visitada», me dicen a la entrada. El domingo, con la tarde gratis, pasaron 2.300 personas. Un día laborable hay unas 300, lo que ofrece mucha paz para contemplar las imágenes. Aunque a veces llegan, con su alegría sonora, los chavales de un instituto. Bienvenidos sean. Me encuentro con los del IES Miquel Taradell, del propio Raval. Todos los alumnos con hojas con imágenes y preguntas. «Les hemos preparado en las clases de sociales y de plástica, explicando el fotoperiodismo, pero también la composición de una foto», me cuenta la profesora Maria Carretero. Organizan un concurso de fotos en las que los chavales deben retratar su barrio.

Y además, dice la profesora, aprenden así cosas de la actualidad. Ven las noticias. Pocas noticias de Europa. La dureza está en África y Oriente Próximo. Aparecen algunos barracones de Roma, un atentado contra la familia real en Holanda, un chico anoréxico en Inglaterra… Por lo demás, occidente ofrece retratos, arte, deporte. Ninguna imagen de Barcelona, por cierto, o de España.

 «Estar informado depende de ti», rezan unas letras luminosas a la entrada. Pero depende también de quienes nos traen esas noticias, en este caso los fotoperiodistas. Amenazados por una afición cada vez más universal, la de las pequeñas cámaras digitales. Y por la creciente tacañería de diarios, revistas y agencias. Aun así, 5.847 fotógrafos estuvieron en el 2009 en algún lugar donde hicieron casi 102.000 fotos que enviaron al certamen. Y para el de este año, ya han comenzado a enviar su material, resumiendo en píxeles el brutal y bonito 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s