Skip to content
junio 1, 2011 / edwin

Las miradas de la muerte en casa


Todo empieza con inocencia, rabia, socorro, desesperanza, terror, tristeza, vergüenza. Luego hay agotamiento, bronca, pena, resistencia, la confrontación y una explosión. Siguen la asistencia, la pureza, el reflejo, amor, pasión. Y se acaba, en la última pared, con confianza, fuerza, atrevimiento, protección, disfrute. Aunque el visitante no se libra tan fácilmente, tras ver la última de las 30 fotografías y girarse para tomar el camino hacia la salida. Delante, casi por sorpresa, en un pilar, topa con un espejo, con su propio reflejo, aunque la palabra más apropiada sería reflexión. Una pregunta le invita a ella: «¿Y tú, qué vas a hacer?» Porque si no hace nada, tal vez le tocará la sentencia con la que pocos minutos antes había comenzado su recorrido por la pequeña exhibición: «La próxima eres tú».
La próxima eres tú es el título del ambicioso proyecto de dos jóvenes mujeres llegadas hace unos años a Barcelona desde fuera y que se sorprendieron al leer tantas noticias en este periódico sobre mujeres asesinadas por su marido, su hombre, su pareja, su ex. Naomi Williams decidió coger su cámara y se propuso el año pasado realizar una foto, un retrato, para cada mujer asesinada. Petra van Poelje, igualmente holandesa, quiso ayudar en organizarlo todo y buscar sitios donde exponer esas fotos, que desde hoy y hasta el domingo será, para empezar, la galería Cosmo, un bar y centro de exposición en el cruce de Enric Granados con Diputació, antes de comenzar en abril en el Guinardó un periplo por al menos siete centros cívicos. Algunos incluso organizarán talleres para tratar el tema.
«La idea es concienciar a la gente de que hay que actuar muy pronto, que si alguien ve indicios de violencia machista en casa del vecino o de un familiar, que pregunte, que actúe, que avise», me dicen Naomi y Petra mientras ultiman detalles de la exhibición, que incluye, bajo los cristales de las mesitas del bar, recortes de periódico con noticias sobre mujeres muertas.
Pero las holandesas no solo hablan de mujeres, pese a que su obra lleva el título en femenino. Entre los retratados hay hombres y el número de fotos expuestas, 30 –las otras 43 forman parte del vídeo que también proyectan– es una referencia al número de hombres que, según datos que las dos han recopilado, murieron el año pasado como víctimas de la violencia de sexo: envenenados o incluso llevados al suicidio. Por supuesto que son las mujeres quienes más sufren esta violencia doméstica, pero Naomi y Petra quieren resaltar que es una violencia que no se puede limitar a nacionalidad, procedencia, estatus social, educación, infancia o sexo. Que todo el mundo puede sufrirla, que cada uno de nosotros puede ser «la próxima».
Y así, en las fotos salen rubios y negras, jóvenes y mayores, hombres y mujeres, frágiles y fuertes, bebés y barrigas. Hablan sobre todo los ojos, con una lágrima, con un desespero, pero con una sonrisa también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s